El levístico y sus usos para la salud

El levístico es una planta umbelifera originaria del sur de Europa y crece silvestre en la costa norte de América, específicamente en el Atlántico. En tiempos antiguos crecía silvestre en las montañas del norte de Grecia y al sur de Francia. Siglos pasados se le encontraba en Bretaña y se convirtió en una de las hierbas inglesas más cultivadas para uso medicinal, utilizándose ampliamente sus raíces, tallos, hojas actualmente se encuentra silvestre o cultivada para uso complementario y medicina en muchas partes del mundo.

levístico

Descripción de la planta de Levistico

En apariencia, el levistico se asemeja a la angélica, pero no crece tan alto o tan densamente, pero sí alcanza unos cinco pies de altura. El tallo hueco, acanalado, se ramifica en su parte superior. Las hojas inferiores son pecioladas, en vainadoras, verde claro oscuro, aserradas, opuestas, bi otripartidas. Las hojas superiores son de peciolo más corto, y las del vértice de la planta van sentadas directamente en la vaina. Las flores dispuestas en umbelas dobles, son de color amarillo pálido y el fruto es oblongo y marrón.

Entre sus componentes encuentran las sustancias activas siguientes: aceite esencial, que posee a su vez, carvacrol, linguistinido, terpinol, terpenos. También aparece resina, goma, azúcar, almidón, diversos ácidos y principios amargos. Estas sustancias hacen de esta planta de mucha utilidad.

Usos medicinales del levístico

En lo medicinal, esta planta aromática es diurética, anti reumática estomacal, depurativa, y ginecológica. Las raíces, los tallos, las hojas y las semillas crudas o cocidas son usadas en forma de té, infusiones, enjuagues bucales, lociones y jabones terapéuticos para baños.

Internamente se usa en tee, una cucharada por taza. Tres tazas durante el día. Es más frecuente su empleo como condimento y aromatizantes de licores estomacales. El sabor de las hojas es parecido a una combinación del sabor del apio y el perejil, predominante en el primero, y el sabor picante semejante a la pimienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *