La alcaravea y sus usos medicinales

La alcaravea es una planta que proviene Europa, aunque también se considera nativa de algunas regiones de África, india y norte de África. Sus cualidades fueron conocidas en el Egipto antiguo y más luego por griegos y romanos. Esta planta fue altamente conocida en la Edad Media, siendo muy popular en los días de Shakespeare. Como el Anís, sus semillas o frutos han sido usados por siglos en la elaboración de planes, bizcochos, tortas, frutos horneados, especialmente manzana horneada. La torta de semillas de alcaravea es muy tradicional en Inglaterra, en forma de pastel de manzana o pan de jengibre.

Descripción de la planta

Esta especie de comino bienal, posee una raíz cilindroconica, herbácea, con tallo aéreo, erecto, herbacea, ramoso, estriado en la parte inferior con pelitos alcaraveaen la superior, alcanza más de 1 m, las hojas alternas en palmitas, recortada en largos colmillos, casi capilares, de color verde oscuro aclaro. La inflorescencia es una umbela, con flores pequeñas, blancas o rojizas. Fruto oblongo, elipsoide, delgado en los extremos, estriado, muy aromático.

El componente principal es el aceite esencial formado de carvona. Además, posee aceite graso, proteínas, caminos y resinas, subproductos que también se encuentran en el anís y el comino.

Usos medicinales

Esta planta favorece la digestión, es un condimento sumamente apreciado y valioso. Un buen condimento adecuado para todo tipo de queso es el que se obtiene moliendo partes iguales de pimienta, comino y sal común. Se utiliza como diurético y es enemigo de toda clase de flatulencias, las cuales ayudan a expulsar. Limpia los intestinos y los desórdenes estomacales, los trastornos hepáticos y biliares, y sirve para combatir la tos utilizándose en forma de té con media cucharadita por taza, o se puede masticar los frutos secos, o se toman varias veces al día pequeñas cantidades del fruto en polvo.

Leave a Reply